Buscar
12:27h. Viernes, 17 de Agosto de 2018

DIARIO LA JUVENTUD

UBER: la prostitución en el transporte

Pantallazo


Luego de idas y venidas, este jueves comenzó a operar en las calles de Montevideo la multinacional UBER, empresa que tras la máscara de aplicación informática, ofrece un amplio servicio de transporte de pasajeros el cual ya se ha convertido en una seria amenaza para el transporte público del país. La llegada de este sistema que solo en su primera convocatoria recibió 2.500 solicitudes de trabajadores interesados en participar de un sistema bajo cualquier condición, remarca las insolvencias del mercado laboral del país con carencias cada vez más notorias. 

La misma inició originalmente en San Francisco en mayo de 2010, con el objetivo de ofrecer un servicio considerado de lujo a precios accesibles a quienes tengan el interés de realizar un paso con chofer particular. En solo tres años, la multinacional ya se había expandido a 67 ciudades en 24 países mientras que hoy se ubica en más de 60 países generando revuelo en cada lugar en donde ha dicho presente debido a la desregularización de sus servicios los cuales en la mayoría de los casos ingresan sin pagar un solo impuesto, trayendo la desregulación y precarización laboral acompañados de un duro golpe en el estómago a las demás compañías del transporte las sufren en los hechos la amenaza de la conformación de un monopolio con el que no pueden competir.

De esta manera, la "inofensiva" aplicación telefónica que con tanto entusiasmo propagan los medios de comunicación a nivel mundial, tiene un valor estimaod de U$S 51.000.000.000 (51.000 millones), lo que la coloca como una de las firmas más cotizadas en el mercado mundial debido a la gran influencia que ésta ha conseguido en el mundo del transporte.

El desembarco de UBER a Uruguay una sorpresa que no sorprendió a nadie

Una vez terminada la discusión del presupuesto nacional y su repercusión en los medios, comienza a gestarse a nivel mediático la discusión respecto a la situación que la multinacional generaría tras su llegada al país, cogiendo, aparentemente, por sorpresa no solo dentro de la opinión pública, también a las autoridades del gobierno nacional y departamental que recién ahora han creado sus comisiones para evaluar el tema.

Claro está que la llegada de un gran monopolio en ascenso, presente con polémicas de todo tipo en las principales ciudades del globo y que se expande como bacteria incluso en aquellos países con economías de menor desarrollo, no pudo haber sorprendido a nadie dentro del mismo gobierno que se ha mantenido ausente a la hora de regular el impacto y desarrollo de las empresas multinacionales y defender la soberanía del país.

Ahora con la multinacional instalada y con sus vehículos facturando en la ciudad de Montevideo, el gobierno sale recién con que está funcionando una comisión investigadora con nada más y nada menos que Juan Salgado a la cabeza, que juntos al Intendente Daniel Martínez se han encargado de dejar en claro que UBER funcionará en el país sin importar las consecuencias. La notoriedad de que todo esto no es más que patear la pelota para adelante solo es comparable a la de las arenas de una playa.

Esto significa que la llegada de UBER a tierras uruguayas y la inoperancia del gobierno en el tema no son parte de la casualidad o de un descuido ante el avance del mundo de la tecnología, sino que se trata de una política de Estado que se fundamenta en los requerimientos y el libre accionar del mercado en todo rumbo de la economía y ésta no iba a ser la excepción.

Las inseguridades de UBER

La multinacional UBER, plantea como todas las empresas locales contratos de adhesión con sus usuarios, pero a su vez aclara que los servicios prestados son por parte de terceros contratantes independientes que no están empleados por UBER, es decir, se presenta como una simple intermediación entre el consumidor y el prestador del servicio.

La empresa tampoco asume la responsabilidad por la diligencia del prestador del servicio (conductor) aclarando específicamente que no se hace cargo por la "fiabilidad, puntualidad, calidad, idoneidad o disponibilidad de los servicios". La tan propagandeada defensa de la competencia para que los consumidores puedan tener diferentes ofertas entre las cuales optar a la hora de viajar se ve plagada desde un principio por cláusulas abusivas que son características intrínsecas de los contratos de adhesión mencionados con anterioridad.

La empresa como en otros países se instala diciendo que está en un ámbito legal de funcionamiento, usando la mediatización de lo que implica el transporte público en cualquier parte del mundo, para hacer lobby empresarial agitando a la población con pseudos argumentos de acceso al lujo a un bajo costo. para lograr leyes en su favor, perjudicando a trabajadores desregularizando a éstos y escapando a sus obligaciones impuestarias y de seguridad social.

La empresa obliga además a los conductores del Seguro Obligatorio Vial un Seguro Adicional por Responsabilidad Civil, que vendría a intervenir en caso de un accidente de tránsito para indemnización de los perjudicados y solo en caso que el monto no llegue a cubrir los perjuicios generados, la empresa tendría una responsabilidad solidaria que la alcanzare. Es decir que el "emprendedor independiente" como lo llama la empresa debe hacerse cargo de todos los costos. Éste debe responder a una productividad que requerida a través de puntuaciones, que de no alcanzarla, sería desvinculado sin ningún derecho a despido, que le correspondería por ser un trabajador de la empresa.

Desde un ámbito de la ley 18.159 del año 2007, UBER tiene la posibilidad de instalarse en el país, ya que promueve la libertad de competencia y de mercados.

Tiene la posibilidad, siempre y cuando tenga las habilitaciones correspondientes para funcionar, pero aún así, no tendría las mismas exigencias que tienen los taxis para circular, lo que implica una competencia desleal y un abuso de su posición dominante en el mercado, porque impondría un monopolio. ¿Quién le puede competir a una empresa de 51 mil millones de dólares?

Esta ley mencionada tiene como prohibidas determinadas prácticas en el mercado entre ellas el abuso de su posición dominante, que se ve claramente en la práctica que realiza UBER al instalarse en los diferentes países.

Finalmente, UBER ya desde su primer convocatoria recibió 2500 trabajadores que junto a sus vehículos se han mostrado interesados en participar en el proyecto. Cabe recalcar que en Montevideo hay actualmente 3.145 taxis registrados y 326 remises; es decir que con un solo llamado esta empresa ha alcanzado colocarse en el mercado aumentando la oferta en materia del transporte público en 72% a pesar de que la IM ha decidido no conceder más chapas en el servicio de taxímetros al considerar que el aumento de la oferte generaría un caos en el rubro.

Por otro lado, la llegada de este sistema que solo en su primera convocatoria recibió 2500 solicitudes de trabajadores interesados en participar de un sistema bajo cualquier condición, remarca las insolvencias del mercado laboral del país con carencias cada vez más notorias.

Todo esto no hace más que demostrar el proceso ascendente de la liberalización de la economía y por ende del trabajo que vive el país de la mano de las políticas de libre mercado en tiempos en donde las definiciones políticas acerca de cómo superar las consecuencias de la crisis.

Liberalización del mercado, libre competencia de los monopolios para con las empresas locales y una desregularización y liberalización del trabajo solo comparables a los de la prostitución. He ahí los grandes principios que trae UBER al Uruguay.