Buscar
12:27h. Viernes, 17 de Agosto de 2018

¿Y SI UBERIZAMOS LOS TAXIS?

Foto Mauricio Silvera chica
Foto Mauricio Silvera chica

"Pasando al fondo que hay lugar" - Por Mauricio Silvera

La verdad, no pensé que UBER intentara instalarse en el Uruguay. La fuerte regulación que existe (la cual no solo restringe, sino que penaliza al transporte de pasajeros por fuera del sistema regulado) y los intereses corporativos (que no tardaron en salir) muy influyentes en las autoridades políticas, me parecían un obstáculo insalvable (y de hecho lo está siendo). 

Pero UBER llegó y el tema del transporte público está (por suerte) en el tapete y cuestionado desde todos sus aspectos, con un fuerte énfasis en sus usuarios y usuarias.

Desde el punto de vista jurídico, hay que respetar las leyes existentes y si hay que "aggiornar" alguna, que se haga pero respetando los derechos y obligaciones ya adquiridos. Pero que esto no desconozca que el Transporte Público es un Servicio Público, el cual debe su razón de ser a darle movilidad a la población, con rapidez, eficiencia, limpieza, buen trato y precio adecuado.

Claro, cuando todo lo anterior no se cumple... el derecho al reclamo es más que justo. Y si aparece alguien que nos promete un mejor servicio en todos los aspectos y nos entusiasma, no es culpa de los usuarios y usuarias, sino de quienes prestan el servicio sin preocuparse por quienes transportan.

Párrafo aparte para las soluciones tecnológicas para facilitar acceder a algún servicio. No podemos negar la tecnología porque sí, no son "paracaidistas" que vienen a sacar parte de la tajada, sino que prestan un servicio que las empresas (por infraestructura, tiempo o desinterés) no quieren prestar. ¿Qué culpa pueden tener por esto? ¿No han ampliado las ventas de los restaurantes o hasta de los propios taxis? Todo lo que acerque a las empresas con sus clientes y clientas debería ser tomado en forma positiva y un desafío a prestar un mejor servicio todavía.

"Hecha la ley hecha la trampa" dice el dicho y más tarde o más temprano seguirán apareciendo aplicaciones. Legislar una y otra vez, sin primero atacar a los problemas de fondo ni consultar con todos los involucrados no parece ser la mejor solución. 

En el pasado encuentro de Ciudades Inteligentes para la Inclusión, celebrado en la IM, se presentó la experiencia de la ciudad de Rosario (de tamaño y sistema de transporte muy similar a Montevideo). ¿Qué hicieron para solucionar sus problemas? Convocaron a un "Pacto de Movilidad" ente Gobierno, Empresas y Sociedad Civil. ¿Es tan difícil hacer esto en Uruguay?

Mientras pensaba en estas cosas, vi las "recomendaciones" que les están dando a los choferes que trabajen para UBER:

•    Abrir la puerta de ser posible
•    Consultar al pasajero la ruta preferida
•    Ofrecer golosinas
•    Ofrecer WI-FI o lectura
•    Ofrecer cargador eléctrico
•    Ofrecer aire acondicionado 
•    Consultar por estación de radio preferida
•    Una vez en el sitio de solicitud esperar al usuario 10 minutos
•    Llamar al usuario antes de cancelar el servicio
•    Mantener el auto limpio y usar vestimenta apropiada
•    Ser amable y servicial con el usuario
•    Conducir responsablemente y respetar la seguridad vial

¿Ahora entienden el por qué del título?

Me bajo en la que viene, nos vemos en el siguiente viaje.
 

Mauricio Silvera