Buscar
23:01h. Miércoles, 17 de Octubre de 2018

UN ÚLTIMO ADIÓS AL COCHE AZUL...

"Pasando al fondo que hay lugar" (por Mauricio Silvera)

Y llegó el final para la cooperativa RAINCOOP. El que todos sabíamos que iba a ocurrir, el que muchos querían que ocurriera y contra el que sus trabajadores y trabajadoras lucharon en vano desde el pasado diciembre.

Muchos ahora se rasgan las vestiduras, buscan culpables... y olvidan mirarse al espejo primero. Porque es muy simplista hablar de una mala gestión (¿acaso no sabemos todos que no es la única?) y no notar que hay nulos controles por parte de la IM a las empresas del transporte. ¿Esto va a seguir así? ¿Cuál va a ser la próxima empresa? Años de una situación de la que nadie quería hablar para no herir a "los compañeros" y los dejaron morir solos para no tener que cargar con las culpas.

Pero de repente apareció una fórmula, una salida y luego otra y otra (porque al fin y al cabo, está cada vez más claro que el transporte de pasajeros es un negocio muy lucrativo). Pero no, no se puede, tenemos que desaparecer y fusionarnos, ya está todo arreglado (ya tengo mi puesto arreglado diría yo...). Entonces aparecieron los palos en la rueda, las denuncias de prácticas poco ortodoxas, la presión, las versiones malintencionadas... y todo quedó "arreglado". ¿Para quién? Saque el lector sus propias conclusiones.

"No podemos dejar a nadie en la calle" es lo que escucharemos como respuesta ante la pregunta de por qué no se aprovecha para licitar las líneas en vez de repartirlas, exigiendo contrapartidas claras que beneficien a los pasajeros y las pasajeras. Pero resulta que las mujeres tienen dificultades por el solo hecho de serlo (y menos mal que estamos entre compañeros...), que yo incorporo trabajadores pero ojo con mandarme a estos clavos que la fundieron y solo hacen líos, etcétera, etcétera, etcétera...

Al final, de tanto querer salvar a todos, todos pierden. Bueno, todos no... y entre las sombras se frotan las manos y ven cada vez más cerca la posesión de toda la torta... ¿Hasta cuándo tendremos autoridades timoratas que no toman el toro por las astas sin importar el costo político? ¿Para cuándo un cambio radical en todo el sistema de transporte público? Los trabajadores y las trabajadoras la pasan mal, los pasajeros y pasajeras la pasan mal, se gastan millones de dólares en subsidios que no generan un servicio de calidad... ¿No son estas razones suficientes?

No te merecías ir así RAINCOOP: sin ser Rápido, sin ser de nivel Internacional y, lamentablemente, tampoco Cooperativo.

Me bajo en la que viene, nos vemos en el siguiente viaje.