Buscar
15:51h. Domingo, 16 de Diciembre de 2018

¿A QUIÉN CALIFICAMOS?

"Pasando al fondo que hay lugar" (por Mauricio Silvera)

Lo que no lograron los usuarios y usuarias con sus innumerables reclamos, lo logró UBER al afectar lo que más les preocupa a los responsables del transporte público (empresas. trabajadores y políticos): el dinero.

Ahora se prometen, por fin, medidas concretas en lugar de repetidos diagnósticos, poniendo como centro el interés de los usuarios y las usuarias. No sabemos si se van a implementar realmente o solo son "declaraciones políticas", pero una de ellas me llamó la atención, porque es un buen ejemplo de lo que sucede cuando se intenta mejorar un servicio al que durante años solamente se le aplicaron "parches", generalmente para beneficiar a las empresas.

Juan Salgado, en declaraciones a la prensa, dijo que CUTCSA está desarrollando una aplicación, para que las usuarias y los usuarios puedan calificar al conductor y al guarda de los ómnibus (tal como se puede hacer con los conductores en EASY TAXI o UBER). Dijo además que lo ofrecería a las demás empresas y que la idea no es sancionar sino ver en dónde mejorar los servicios.

Las reacciones de los trabajadores del transporte no se hicieron esperar, con dos argumentos muy fuertes:

1- Los usuarios y las usuarias del Sistema de Transporte no conocen su reglamentación (ni sus derechos y obligaciones), por lo que las calificaciones pueden ser totalmente carentes de fundamento y validez.

2- Muchas de las cosas que influirían en la calificación son en realidad responsabilidad de las empresas (entrega de uniformes y limpieza de las unidades en las terminales por ejemplo).

Mientras escribo estas líneas, aún no se ha pronunciado ninguna autoridad política sobre el tema, aunque en declaraciones de semanas atrás varias hicieron propuestas en este sentido, por lo que infiero que asumirán una posición de mediación entre las empresas y sus trabajadores.... ¿Y los usuarios y usuarias?

Está bueno que se pueda calificar, el hacerlo sirve para diferenciar lo malo (que estamos convencidos que es menos de lo que parece) de lo bueno. Pero calificar en serio, con fundamentos y, sobre todo, con la garantía de que esa calificación va a tener una consecuencia real.

Ahora ¿a quiénes calificar? Me parece que personalizar no es lo correcto en esta instancia, es cortar por el hilo más delgado. ¿Cuánto de lo que no nos gusta del transporte es culpa de los trabajadores y cuánto de las empresas? Vamos a reformular la idea y dejo el guante tendido para el que lo quiera recoger:

Aplicación para celulares pero también disponible en pantallas táctiles en los ómnibus (y no digan que no es rentable porque cada vez hay más con publicidad y es flor de negocio), ubicadas cerca de la puerta trasera (una forma indirecta de hacer que el pasaje baje por detrás para hacer más ágil el ascenso y descenso en las paradas) y con la siguiente frase "¿Cómo califica su experiencia de viaje con nosotros?" y abajo las famosas estrellitas del 1 al 5. Si la calificación es menor a 3 estrellas, se muestran bien grandes las formas de contacto con la empresa (quejese.com.uy está a las órdenes) y la IM, con la frase "Lamentamos la mala experiencia, le pedimos que nos contacte para ayudarnos a mejorar".

De esta manera participan todos y todas (independientemente de su modelo de celular) y se contará con datos de altísima calidad.

Con respecto a la información sobre la normativa vigente, el transporte público debería tener el link a la misma en un lugar bien visible (usando código QR por ejemplo). También ayudaría que al recibir una tarjeta STM, se le diera la misma en forma impresa (se gasta en tantas cosas innecesarias, que esto que es más que útil no debería generar resistencias). Creo que esto también haría que más gente sacara su tarjeta STM, lo que al final beneficiaría a todo el sistema.

¿No les parece que de esta manera las autoridades y empresas mejorarían muchísimo su imagen y se operarían verdaderos cambios de fondo en la calidad del servicio? Debemos exigirlo, los usuarios y las usuarias somos el verdadero UBER.

Y mientras escribo estas líneas, se cumple el ajuste salarial a los trabajadores del transporte, anunciando el MTOP subas del precio del boleto suburbano e interdepartamental. En la IM "lo están pensando"... y yo ya sé de qué voy a hablar en la próxima...

Me bajo en la que viene, nos vemos en el siguiente viaje.