Buscar
07:46h. Viernes, 20 de Abril de 2018

REPORTAJES EXCLUSIVOS DE WWW.QUEJESE.COM.UY, DIARIO EL PAÍS

Ingeniería demuestra pero las autoridades no se muestran

Se realizó una nueva edición de "Ingeniería de Muestra", en donde grupos de estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la UDELAR mostraron diferentes tipos de proyectos que aportan soluciones a los grandes problemas del país. En esta edición volvieron a presentarse diversas soluciones al transporte público. Recorrimos la muestra y hablamos con los estudiantes, descubriendo grandes ideas y que, al contrario del año pasado, ninguna autoridad se hizo presente para conocerlas. Que cada uno/a saque sus propias conclusiones...

Diseño óptimo de una red de ciclovías


Simulador de transporte público para Rivera y Montevideo


Facultad de Ingeniería evalúa mejorar velocidad de ómnibus

La Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República estudia cómo permitirle a los usuarios demorar menos tiempo para ir de un lugar a otro en los ómnibus de Montevideo. Un grupo de estudiantes investiga, a través de la inteligencia computacional, eliminar paradas o modificar algunas para hacer los viajes más veloces.

"La Intendencia recolecta mucha información, pero no hace nada con ella. La idea es que a partir de esos datos, podemos modelar la situación actual del tránsito y ver cómo podemos mejorarla", señaló a El País Enzo Fabbiani, el estudiante que trabaja en esta iniciativa con dos tutores y un profesor de una universidad argentina.

La propuesta, que fue presentada en la última edición de "Ingeniería deMuestra" del pasado fin de semana, se enmarca en un proyecto de colaboración internacional con la Universidad de Cardiff y el Welsh Assembly Government en Gales.

Para poder implementarla, le solicitaron a la comuna la información de cada uno de los 13 millones de viajes de todo 2015 que realizaron los uruguayos con la tarjeta STM. "La información a la que accedimos nos dice que tal número de tarjeta se tomó tal línea y a tal hora", señaló. Al juntar toda la información del usuario de una tarjeta pueden armar el perfil de cómo se moviliza por la ciudad. Pero un desafío se les planteó: "Nos dice dónde se sube, pero no dónde se baja", comentó Fabbiani.

Entonces, pensaron un algoritmo para conocer dónde se baja. "En un día de 24 horas, observamos todos los ómnibus que se tomó una persona. Si se toma uno de mañana, y uno de noche, ver dónde se toma el ómnibus a la vuelta", señaló.

Para llegar a esta conclusión, utilizaron las llamadas "clúster de computadoras" (un conjunto de equipos informáticos capaces de analizar altísimos volúmenes de información).

Para conocer mejor cuáles son los movimientos de los ómnibus capitalinos, los estudiantes sumarán otros datos que proporciona la comuna, como el GPS de los vehículos y los horarios en los que salen.

Objetivo final.

La idea principal del grupo de investigación es mejorar la calidad del servicio. "Que al usuario le lleve menos ir de un punto a otro", agregó Fabbiani.

El hecho de recolectar tanta información les permitirá analizarla y observar en qué lugares puede enlentecerse el trayecto. "La idea es tratar de eliminar alguna parada donde nosotros detectemos que, si tenés dos paradas que están muy juntas y hay poca gente que se sube, poner una sola en la mitad del recorrido", indicó el estudiante.

La Facultad tiene el interés de sumar la variable de las empresas de transporte para identificar cómo mejorar sus ganancias en esta nueva iniciativa. "Porque si a las empresas no les sirve este nuevo modelo, no lo van a aplicar", comentó Fabbiani. Para ello están solicitando información sobre los boletos que venden cada una y los costos asociados (salarios, combustible y mantenimiento).

2.500 locales más.

Con el objetivo de expandir el uso de las tarjetas STM, la Intendencia anunció la semana pasada que pasará de 40 a 2.500 lugares para recargar la tarjeta a fin de año, tras un acuerdo con Abitab y Cafidur (Banca de Quinielas).

El intendente Daniel Martínez contó que habrá un estímulo para quienes la utilicen y un desestímulo para quienes no. Según la comuna, menos del 20% de los usuarios ha recargado con frecuencia la tarjeta por contar con solo 40 locales para hacerlo.

Hoy hay 1.220.000 tarjetas STM activas, de la cuales 650.000 se utilizan al menos una vez al mes y 300.000 diariamente. El monto mínimo de carga es de $ 150 y la obtención de la primera tarjeta es gratuita.